Garota de Ipanema

abril 22, 2008

“A partir de ahora voy a publicar algunos de los trabajos que elaboro para dictar el SEMINARIO DE ADMINISTRACIÓN en la Universidad Siglo 21. Son casos de estudio aplicados, y, en este caso, el presente corresponde la la unidad de Planificación”

Acá va:

El bar “Garota de Ipanema”, ubicado en la intersección de las calles Prudente de Moraes y Vinicius de Moraes es un icono cultural de Río de Janeiro. Representa algo más que un lugar de encuentro, es el sitio de reunión por excelencia del carioca promedio, y un punto de visita obligada para el turista que quiera empaparse de la cultura de la bossa nova.

Visitantes de toda parte del mundo, norteamericanos, ingleses, españoles, italianos, alemanes y argentinos, entre otros, están deseosos de vivir la experiencia de degustar la mejor caiprinha de la ciudad según la afamada guía “Lonely Planet” y el prestigioso diario inglés “The Guardian”. También los propios cariocas piensan lo mismo, por lo cual, el bar afronta problemas de capacidad, ya que casi siempre, y sobre todo en los horarios pico de la tarde y la noche, hay largas colas para ingresar al mismo.

En ocasiones, las personas que se quedan sin lugar, concurren al también popular “Vinicius”, justo al frente de Garota, el cual ofrece música en vivo los fines de semana a la noche con la presencia de distinguidas bandas y reconocidos solistas como María Creuza o Roberto Menescal. Lamentablemente, el bar objeto de este texto no lo hace, y esto le quita bastante público, generalmente, los sábados a la noche.

Es evidente que la ubicación de ambos es inmejorable, están en pleno corazón de Ipanema y a una cuadra de la playa, aspecto que facilita notablemente el acceso o la visita a los mismos.
Lee el resto de esta entrada »