Hace unos días vi la comedia “Quiero Matar a Mi Jefe” (Horrible Bosses de título original) y no pude dejar de reírme con las situaciones que plantea.

Justamente, uno de los 3 jefes apuntados por los protagonistas es el heredero de una Empresa Familiar, un total cretino que pone la empresa al servicio de su vida (interpretado por Colin Farrel) y solo la usa para satisfacer sus deseos personales (algunos bastante perversos, jaja).

El hecho es que por lo que estoy pudiendo ver, muchas empresas familiares tienen el mismo problema que amenaza con su supervivencia. De repente el jefe, fundador y líder muere (en el caso del film por un infarto) y la empresa y sus empleados quedan sin posibilidad de reacción. Un hijo incompetente y sin ningún deseo ni amor por la organización asume el mando y todo se va a pique. Lee el resto de esta entrada »