El deporte siempre puede darnos buenas enseñanzas, y casualmente, no estamos hablando de fútbol…

Muchos académicos, escritores y empresarios únicamente contemplan al deporte más popular como epicentro de sus analogías y dejan de lado, a lo mejor por falta de conocimiento y de pasión, a otros como el tenis, el básquet o incluso a los de contacto extremo como el yudo o las artes marciales mixtas.

Hace unos días, en los cuartos de final del Abierto de Australia, en lo que a la postre fue un partidazo por todos los condimentos que tuvo, Karolina Pliskova derrotó a Serena Williams por 6-4, 4-6 y 7-5, levantando cuatro puntos de partido en contra tras encontrarse 1-5 en el set decisivo…

La menor de las hermanas Williams es un monumento viviente, ganó absolutamente todo lo imaginable, por lo que con toda justicia, consiguió el estatus de “leyenda” del tenis femenino. Con todo esto quiero decirte que muchas veces provoca la intimidación en sus rivales.

Hablando de emociones, podemos puntualizar varios conceptos fundamentales analizando el desempeño de ambas protagonistas… Comencemos con Karolina:

Al encontrase al límite del descalabro y con todo el estadio dictando una inapelable sentencia derrotista, confió en sus posibilidades y pensó no en todo el partido ni en lo que la rodeaba, sino en focalizarse game a game, punto a punto, emoción por emoción, sin dejarse llevar por la atmósfera ni por el pesimismo de una gesta poco probable y dificultosa hasta ese entonces.

Lee el resto de esta entrada »