El detestable Donald Trump

diciembre 28, 2008

¿Te molesta si me aparto un poco?  Es que realmente tienes muy mal aliento…

Lo que acaban de leer, por increíble que parezca, fue pronunciado por el mismísimo Donald Trump al conductor de la CNN, Larry King durante un programa en vivo…

Evidentemente, el Sr Trump debe haber hecho méritos para conseguir toda su fortuna, pero eso, de ninguna manera puede ocultar su bajeza personal. Al parecer, el tratar mal a la gente se hizo una cotidianeidad en la vida de Donald, que en una de las temporadas de su reality show “El Aprendiz” (muy bueno, por cierto y del cual se pueden aprender muchas cosas) degradó totalmente a una participante de rasgos orientales por promocionar un producto vestida con poca ropa, argumentando que no era para nada agraciada y que esas cosas no eran para ella.

Una cosa, es que la promoción no esté bien hecha o que contenga errores en la ejecución, pero otra muy distinta, es comunicárselo con insultos y agravios buscando la humillación pública. Hay que procurar una forma agradable de comunicar decisiones negativas, SIEMPRE, respetando la dignidad de las personas…

A veces, no se puede disociar la ética laboral de la ética personal porque somos una sola persona. El tener miles de dólares y mucho poder no le da derecho a Trump de comportarse como se comporta en algunas ocasiones… Y pensar que en una entrevista de trabajo en la que nos pedían que describiéramos a una persona influyente, la chica que estaba al lado mío escribió sobre Donald Trump.

Con muchos maquiavelistas dando vuelta, no vamos a llegar a ningún lado…

Actualización 2019: Finalmente pude conseguir el video. Esperemos que dure.

Actualización 2016: Estoy intentando conseguir el video para volver a subirlo pero por el momento me es imposible. Esperaremos un poco más a que aparezca de nuevo en YouTube.

Particularmente, los comerciales de las ojotas Hawaianas (Havaianas en portugués) me parecen espectaculares…

Sin duda, pienso que apuntan a los tres lugares a los que toda publicidad debería intentar llegar, y a los que muy pocas llegan: mente, corazón y billetera. Un caso similar en nuestro país, podría ser el de Quilmes, pero solamente con sus avisos veraniegos.

Casualmente, hace 2 años, escribí un artículo llamado “El valor de hawaianas” en el que destaco el crecimiento de la marca fuera de Brasil y la continua revalorización de su imagen mediante comerciales televisivos protagonizados por importantes celebridades.

La propaganda que van a ver a continuación es muy graciosa y hace mucho que la estaba buscando en Internet porque la había visto en la televisión brasilera en el verano de 2004, en una de las tantas veces que vacacioné en el país vecino. Aunque entiendan poco o casi nada de portugués, se van a reir igual, se los garantizo…

Para continuar con lo que mencioné unas líneas arriba, una publicidad de este tipo es efectiva, porque por las características, sabés que tiene el sello de Hawaianas (mente), te reís, y por lo tanto, aumenta tu buena predisposición y tu fidelidad hacia la marca (corazón), y, te induce a comprarlas porque una celebridad las usa (billetera).

Además, si el mensaje viene acompañado por la sensualidad de la actriz en cuestión, la habrán visto por ahí en alguna novela, se llama Carolina Dieckmann, mucho mejor para elevar el efecto o la reacción que quieren provocar.

En fin, a disfrutar del comercial 🙂

¿Qué les pareció?

Qué es lo peor que te puede pasarHace unos años, cuando estaba estudiando para la materia Dirección General , encontré entre medio de los apuntes una serie de consejos de Peter Senge acerca de la “actitud” con la que se deben enfrentar ciertos compromisos de envergadura…

El hecho de formularse la pregunta: ¿Qué es lo peor que te puede pasar? e imaginar un escenario totalmente caótico nos ayuda a idear que siempre enfrentaremos una situación mejor (esto es lo que pienso).

Por ejemplo, una instancia de examen oral es muy angustiante para muchos estudiantes, hasta llegar al punto que el miedo puede paralizarlos… Que el profesor lo humille, que se le ría en la cara, que los compañeros lo carguen, que transpire tanto hasta verse ridículo, en fin, todas estas cosas y en un mismo día, es casi improbable que acontezcan…

Sabiendo que un escenario tan fatal es imposible que ocurra, la idea es que la mente se libere y que pueda construir visualizaciones positivas. Total, ya estamos jugados, diríamos…

Si salís a empatar, todo timorato y acurrucado, es probable que pierdas. Si salís a ganar, tenés más chances, y si perdés, no se acabó el mundo, cuando menos lo pienses tenés la revancha a la vuelta de la esquina.

El haber sido estudiante y estar ahora como profesor me ha permitido vivir varias situaciones… Alumnos sumamente tensos, otros que se ríen de los nervios, algunos que lloran (especialmente mujeres), etc y la histeria generalizada de que el examen es el fin del mundo

La clave está en el dominio de uno mismo y en el autocontrol. Con entender esto, la confianza crecerá y gran parte de la batalla (en todos los órdenes de la vida) estará ganada… Un examen es un momento más, como lo pueden ser una entrevista laboral o una presentación en público. No hay que dramatizar…

En fin, actitud postiva y muchos deseos de triunfar…

¿Ustedes que opinan al respecto?

Foto: Correos Cádiz.

Lavado de cara

diciembre 7, 2008

Como se habrán dado cuenta, estamos estrenando diseño…

El cambio se justifica por el hecho de tener un aspecto más profesional y de poder contar con categorías para discriminar los posts (algo que Blogger no ofrecía) y también, en cierta medida, porque el diseño anterior ya no me motivaba a escribir.

Si bien pensé en comprar un dominio y un hosting, por el momento deseché esa opción debido a mis nulos conocimientos informáticos en la materia, por lo que solamente quiero dedicarme a escribir y no preocuparme por otras cosas.

Por último, aclarar que si encuentran palabras en inglés en los artículos del tipo “No Comments” es porque la plantilla que estoy utilizando todavía no está traducida del todo al español por la gente de WordPress.

Un saludo a todos y bienvenidos…