Andre Agassi y su sufrimiento escondido

noviembre 19, 2009

Si bien tenía prometido otro tipo de post para esta semana, referente a un personaje que ayudó mucho a Puma en Argentina, preferí posponerlo para más adelante, ya que las polémicas revelaciones de Andre Agassi acerca de su vida en los courts de tenis, ameritaban escribir algo al respecto…

Lo cierto es que después de la aparición de su polémico libro de memorias, llamado Open, el “Kid” de Las Vegas realizó estruendosas declaraciones a una famosa revista alemana. Entre las frases pronunciadas, podemos encontrar las siguientes:

“Realmente odiaba el tenis”

“Llegué a ser un campeón poco convencido”

“No sabía ni quien era. Temía perder por la culpa y las burlas del público y de mi padre”

“No entiendo a muchos de mis pares que dicen sentirse a salvo en la cancha o que es su escape. Para mí un retraso por lluvia significaba más tiempo de ansiedad y de pánico. Yo quería que todo terminara rápido”

Evidentemente al repasarlas, se trasluce algo del agobio y del sufrimiento que soportó el marido de Steffi Graf, gracias en parte a su propio padre, el cual lo obligó a jugar un deporte que nunca le gustó.

Esta historia ya se vio muchas veces. En los deportes, cuando los padres exigen más de lo que los hijos pueden dar y están pendientes de todo, castigándolos duramente ante cualquier equivocación dentro de una cancha, y en las familias, tengan o no empresas, cuando les imponen como un dogma el estudio de alguna profesión que ellos determinan.

El peligro de esto, radica en que los chicos se acostumbran a pensar que no hay otra realidad posible (ya lo dije en el artículo referente a la gestión emocional de las Empresas Familiares), y de esta manera, boicotean su futuro y sus propios intereses. El padre se convierte en una persona tóxica con la dificultad que ello implica, y a veces, el chico nunca detecta que complacer las exigencias del padre lo está llevando a la ruina emocional.

Por eso, hay que vivir y dejar vivir. Permitirles a los hijos disfrutar los deportes en paz, que se emocionen y que se apasionen, que sean competitivos pero en su justa medida y armoniosamente.

Por otro lado, hay que dejar que los chicos estudien lo que quieran. Se deben apartar ejemplos tradicionalistas y sin sentido como los que se dan en el norte argentino, en el que los hijos estudian la misma profesión de los padres, o bien los progenitores les indican seguir carreras con “cierto nombre o estatus social” como medicina, abogacía e ingeniería sin ni siquiera preguntarles. El mundo cambió para tener una visión tan obtusa

Como lo dijo el propio Agassi: “Espero que el libro se convierta en una plataforma que de esperanza e inspiración y sea una herramienta para mejorar las vidas de quienes lo lean”.

Una historia y un ídolo del tenis, un jugador espectacular, que cometió sus errores, sí, y que por ahí no supo darse cuenta a tiempo de que podía ser feliz haciendo otra cosa que le diera más placer. Y menos mal que no le gustaba jugar… porque si no…

“Nunca extrañé el tenis. Nunca me gustó la competencia. Nunca me gustó la presión que me exigía. Nunca me gustó no ser perfecto en lo que hacía. Sentía que me habían creado para no estar nunca satisfecho“.  Esta última frase es durísima…

A pensar y a elegir libremente que queremos hacer… La pasión nunca se equivoca…

¿Ustedes que opinan?

One Response to “Andre Agassi y su sufrimiento escondido”


  1. […] Como lo prometido es deuda, el personaje que ayudó a Puma en Argentina, es nada más y nada menos que Alejandro Fantino… […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: