Los días 11 y 12 de julio pasados estuve nuevamente en mi provincia natal para dictar el curso de Empresas FamiliaresEn esta oportunidad fue el Consejo Profesional de Ciencias Económicas el que me convocó y al que debo agradecerle la atención recibida y la plena disposición del personal que se involucró con la organización.

El público respondió y fue muy participativo, gran parte del mismo descubrió la existencia del Protocolo Familiar y se sintió identificado cuando hablamos de las cuestiones emocionales presentes en las familias empresarias.

Vuelvo a expresar algo que ya dije en varias oportunidades: “La necesidad de pasar a la acción se hace imperante”. Recuerden que solamente el 10 % de las Empresas Familiares llegan a la tercera generación. ¡Hay que luchar contra esta mortalidad excesiva!

¡Gracias San Salvador de Jujuy! Como aquella vez en la Unión Empresarios, las expectativas se cumplieron plenamente.