Los días 8 y 9 de noviembre pasados estuve en la ciudad de Salta dictando el curso referente a Empresas Familiares. Solamente debo agradecer al Consejo Profesional de Ciencias Económicas  por la atención recibida y por estar continuamente en todos los detalles.

Un gran porcentaje del público presente descubrió la existencia de herramientas para profesionalizar a la Empresa Familiar y para propiciar la continuidad eficiente de la misma. Los asistentes pudieron evacuar dudas, imbuirse en los conflictos emocionales que pueden suscitarse en las familias empresarias y conocer más acerca del Protocolo.

Más allá de todo esto y contento con el resultado de la Capacitación, asumo que apoximadamente un 80% de las Empresas Familiares argentinas no tienen ni idea de la existencia del Protocolo Familiar. Para dar un ejemplo, casi nadie de los presentes en Salta conocía de que se trataba este último.

Esto es lo que acontece en todo el país, por ello la necesidad de pasar a la acción se hace imperante. Recuerden que solamente el 10 % de las EF llegan a la tercera generación. ¡Hay que luchar contra esta mortalidad excesiva!

¡Gracias Salta por el interés, por la participación demostrada y por todas sus inquietudes! Una gran experiencia…

Empresas Familiares-Un mundo aparteHace unos días terminé la Diplomatura en Gestión y Gobierno de Empresas Familiares que forma parte del Programa de Supervivencia y Competitividad de las EF de la Región Centro apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y dictado por la Universidad Siglo 21.

Realmente, quedé muy conforme con el curso de posgrado, el cual está destinado a formar consultores en la temática. Además, y algo que personalmente considero muy importante, se formó un buen grupo dentro del aula, lo que permitió que nos complementaramos muy bien a la hora de resolver las tareas, ya que la conjunción de diferentes profesiones puede ser muy enriquecedora a través del aporte de diferentes puntos de vista…

Más allá de todo esto, el conocer la complejidad de la problemática de estas empresas representa un desafío constante. El hecho de que aprendan a organizarse de cara al futuro y que planifiquen la sucesión con la suficiente antelación es nuestro objetivo como consultores. Acá también entran a jugar todos los anhelos, deseos y pulsiones de los integrantes de la familia con respecto a la empresa y a sus vidas personales…

En síntesis, el desafío está claro. De ahora en adelante comenzaré a escribir más acerca de este tema tan importante y tan crucial para la vida de muchos empresarios en nuestro país y en el mundo (en Argentina aproximadamente el 60 % de las PyMES son familiares).

Por el momento, prefiero dejarlo acá. Hay mucha tela para cortar en este asunto y ojalá, muchas experiencias futuras para contar. Por lo pronto, manifiesto mi satisfacción por haberme inmiscuido en este mundo aparte que son las Empresas Familiares…

mi-experiencia-con-los-idiomas

Como manifesté en el artículo anterior “Valores trastocados”, acá va un relato sobre mi experiencia con el aprendizaje de idiomas:

En primer lugar y siguiendo la línea del post anterior, está claro que el inglés es sumamente necesario en estos tiempos, pero de acuerdo a mi parecer, es un idioma para aprender solamente por obligación. Lo veo demasiado abstracto… Ya sé… Seguramente muchos pondrán el grito en el cielo ante esta afirmación, pero al encontrarte con una lengua romance como el portugués, el inglés te parece el más frío de los idiomas… Que es importante, no me caben dudas, que te llena internamente o que satisface tus expectativas culturales… Mmm, a mí eso no me pasó.

Cabe aclarar que mi nivel no es para nada excelente, con esfuerzo, llegaré a lo que se llama un “Upper Intermediate” (habiendo aprendido prácticamente todo en la facultad), con muchas más habilidades para la parte escrita que para la oral, aspecto este último que mejoraría si volviera a practicarlo.

Ahora, tratándose del portugués, puedo afirmar que quedé encantado con el idioma. Lo estudié alrededor de 3 años, conocí gente, pude ponerlo en práctica y verificar que realmente lo había aprendido cabalmente. Viajé a Brasil con amigos que conocí en los cursos, sólo (antes había viajado con mi familia, bastantes veces, por eso mi interés en aprenderlo) y realmente logré una de las cosas que más me llenó de satisfacción intelectualmente hablando: COMUNICARME, con todo lo que la palabra implica, de igual a igual con las personas locales, conocer como piensan y sienten y que concepción tienen de la vida.

Otra cosa que agradezco y que me ha proporcionado, es la posibilidad de disfrutar de la música brasilera, sobre todo de la bossa y de la MPB. Conocer la historia y los orígenes de la música del vecino país es algo muy pero muy recomendable. Tampoco puedo olvidarme de las películas y las series (sobre todo de la Globo), las que puedo disfrutar en su idioma original, también, gracias a Internet…

En fin, y a raíz de todo esto, seguramente me animaré a intentar aprender otro idioma. ¿Cuál?. No sé, alguno que me sirva para mi carrera pero que a la vez, me proporcione algó más, como por ejemplo, alguna cultura que me interese empezar a conocer…

Y ustedes: ¿Cuál es su experiencia con los idiomas?