Los días 8 y 9 de noviembre pasados estuve en la ciudad de Salta dictando el curso referente a Empresas Familiares. Solamente debo agradecer al Consejo Profesional de Ciencias Económicas  por la atención recibida y por estar continuamente en todos los detalles.

Un gran porcentaje del público presente descubrió la existencia de herramientas para profesionalizar a la Empresa Familiar y para propiciar la continuidad eficiente de la misma. Los asistentes pudieron evacuar dudas, imbuirse en los conflictos emocionales que pueden suscitarse en las familias empresarias y conocer más acerca del Protocolo.

Más allá de todo esto y contento con el resultado de la Capacitación, asumo que apoximadamente un 80% de las Empresas Familiares argentinas no tienen ni idea de la existencia del Protocolo Familiar. Para dar un ejemplo, casi nadie de los presentes en Salta conocía de que se trataba este último.

Esto es lo que acontece en todo el país, por ello la necesidad de pasar a la acción se hace imperante. Recuerden que solamente el 10 % de las EF llegan a la tercera generación. ¡Hay que luchar contra esta mortalidad excesiva!

¡Gracias Salta por el interés, por la participación demostrada y por todas sus inquietudes! Una gran experiencia…

La verdad, estuve bastante ocupado durante estos últimos días, pero no podía dejar de comentarles lo que fueron las Jornadas de Administración en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba el pasado 28 de octubre

Para ser sincero, creo que se cerró una jornada memorable, con expositores de gran calidad y con un estupendo acompañamiento por parte de los asistentes en las charlas y en los talleres.

Por mi parte, decir que me sentí feliz disertando y compartiendo con todo el público presente (más o menos 150 personas). El tema fue la “Gestión Emocional y la Comunicación en las Empresas Familiares” y todo salió a las mil maravillas.

El ámbito que se genera en Jornadas de este estilo es impagable. El hecho de compartir conocimiento sin egoísmo alguno es lo que nos hace ser mejores profesionales y mejores personas.

Terminé el día agotado y muy contento. Como debe ser…

Foto: Las chicas exponiendo la resolución de uno de mis casos prácticos.

Después de varias semanas con un trajín importante, les comento que culminé de dictar con éxito una Capacitación en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) en San Salvador de Jujuy.

El curso se basó en la enseñanza de todo lo que debe hacer un administrador a la hora de estar a cargo de un negocio, proyecto 0 empresa. Hicimos hincapié en las 4 funciones administrativas: Planificación, Organización, Dirección y Control.

Una vez culminada esta parte general, pasamos a ver las funciones de los Recursos Humanos y del Marketing dentro de una organización y finalmente, les expliqué algo de mi especialidad que son las Empresas Familiares.

Lo importante es que las ganas de aprender siempre estuvieron presentes, tuve un compromiso absoluto de casi todos los participantes, lo cual me reconforta muchísimo.

Este tipo de cursos están financiados por el Ministerio del Trabajo de la Nación por lo que el acceso de los participantes al mismo se convierte en una muy buena oportunidad para que puedan empaparse de temas que habitualmente son difíciles de ver y de contemplar en capacitaciones de este estilo. Se insiste mucho con las herramientas contables y se dejan de lado el valor del recurso humano y la importancia de una Planificación Estratégica, por ejemplo…

Por mi parte, fue todo un desafío el encarar las 40 horas de dictado (con viajes de por medio) y les garantizo que aprendí mucho (sobre todo enseñando la parte de RRHH con Reclutamiento y Selección de Personal, Plan de Carrera y Evaluación de Desempeño).

En fin, es muy lindo sentir la satisfacción del deber cumplido, sentimiento que empezó a surgir cuando una vez terminado el curso, compartimos unos fernecitos con los asistentes a modo de cierre…

Una experiencia que quedará para el recuerdo, sin dudas…

PD Foto con parte de los asistentes… Salió un poquito oscura.

Hace unas pocas horas terminé de dictar una Capacitación para las Comisiones de Administración y de PyMES en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas… En la primera parte, el día 23 de mayo, no alcancé a culminar con lo que tenía pensado exponer (un buen indicativo ya que todos participaron activamente) por lo que continuamos el día de ayer.

El saldo, ampliamente positivo, ya que el público facilitó mucho las cosas con sus continuos aportes. Como ya lo habrán podido divisar, el tema siempre despierta controversias y reacciones de todo tipo y es, personalmente, el que a mí más me gusta exponer por todas las respuestas que suscita.

Más allá de ser un post nominativo, quiero agradecer enormemente a la Comisión de Administración (de la cual formo parte). En la misma encontré un espacio excelente de intercambio de conocimiento entre profesionales comprometidos y dispuestos a trabajar para realzar la carrera. Además de ello, y un aspecto fundamental, me integraron de manera impecable cuando decidí formar parte de esta última allá por octubre del año pasado.

Gracias también a los miembros de la Comisión PyMES que se engancharon con el tema.

También aprovecho para destacar la labor del Consejo, una entidad sumamente seria y que a mi modo de ver, está haciendo las cosas muy bien…

De Kuyper, licorería holandesa. Miembro Henokien

Un exclusivo grupo de 40 Empresas Familiares: 14 italianas, 12 francesas, 5 japonesas, 3 alemanas, 2 holandesas, 2 suizas, una belga y una de Irlanda del Norte, conforman una organización internacional creada en 1.981 que agrupa a compañías con un mínimo de 200 años de edad y con ciertas características particulares: “The Henokiens”

Por ejemplo, la familia debe ser la dueña de la empresa o la titular de una participación mayoritaria (un descendiente del fundador todavía debe gestionar la compañía o ser miembro del Consejo de Administración). Además, la firma tiene que tener una buena salud financiera y acreditar el “ser moderno” en sus prácticas organizacionales.

El objetivo de esta asociación de notables empresas es ni más ni menos que pregonar el valor del concepto de la Empresa Familiar como una alternativa real a las multinacionales, desarrollando a sus miembros en base a esta filosofía.

“No dormirse en los laureles, siempre tratando de hacerlo mejor que la generación anterior” es el lema y el principio rector de la asociación, frase, que como podemos ver, inculca la “mejora continua”.

La solidez es el principal criterio para incorporarse a los Henokiens, por lo que empresas de tamaños muy diferentes pueden encontrarse dentro de la asociación.

Ahora bien, después de conocer esta interesante historia, que lindo sería que dentro de unos años, no digo 200, porque me parece un horizonte temporal demasiado lejano, en Latinoamérica tengamos Empresas Familiares con historias de vida interesantes y con un éxito notable, que internalicen un sentido de trascendencia que guie una visión y que sea el alimento principal para desarrollar tanto empresas eficientes como familias felices y orgullosas.

Como dije anteriormente en AFA: Una típica Empresa Familiar, el famoso “Sin mí no son nada” o el repetido latiguillo de “Las cosas siempre las hicimos así” deben quedar de lado por la SALUD de las Empresas Familares… Por acostumbrarnos a frases como éstas, solamente un 10% llegan a una 3ra generación… Una pena, teniendo la certeza de todo el empleo que generan y lo que representan para la sociedad, no solamente en nuestro país, sino, en todo el mundo.

En fin, para un próximo post veré si consigo información interesante de alguna Henokien para que conozcamos su historia… La vigencia en estos casos debe servirnos de ejemplo…

Unas semanas atrás, luego de correr un rato por el Parque Sarmiento en la ciudad de Córdoba y mientras volvía lentamente caminando a mi departamento, escuché involuntariamente una conversación entre dos señoras que caminaban por el lugar. Compartían opiniones acerca del retiro de Fabricio Oberto de la actividad basquetbolística a causa de sus problemas cardíacos y comparaban la situación patrimonial del oriundo de Las Varillas con la de cualquier médico, abogado, contador o arquitecto de su edad (36 o 37 años)…

Lo curioso del hecho es que al nombrar las profesiones, las “señoras” sólo hicieron referencia a aquellas llamadas “tradicionales”, como si fueran las únicas que realmente designan un estatus social adecuado o a alguien merecedor de respeto y de grandes logros…

Viviendo en pleno 2010… ¿Qué lejos que quedan esos pensamientos?… ¡Gracias a Dios!, la oferta de carreras creció exponencialmente y el abanico de posibilidades ahora es inmenso… Sin embargo, aquel juicio se sigue repitiendo y es moneda corriente en las sociedades conservadoras y tradicionalistas

Habiendo vivido 18 años en mi querido San Salvador de Jujuy, doy fe de ello… Mucha pero mucha gente, únicamente avala a médicos, abogados, contadores y arquitectos. Está bien que esto suceda si nos encontráramos hace 50 años y viviendo en los 60 o inclusive en los 70, cuando las universidades solamente ofertaban estas carreras, pero ahora: ¡Ya no tiene sentido!

Es evidente que el apego por esta manera de pensar todavía existe y que influye de sobremanera en algunos desorientados estudiantes que no saben que estudiarán cuando terminen el secundario.

Los mandatos sociales y las imposiciones paternales terminan decidiendo el futuro de un hijo que a veces no puede opinar y en otras ocasiones, ni siquiera sabe que tiene otras posibilidades (y nunca pensó que las pudiese tener). Después, podrán aparecer el vacío emocional por no poder hacer lo que realmente le gusta, emergerá la frustración, etc…

Si es parte de una Empresa Familiar aparecerán los conflictos, las ganas de no continuar trabajando ella e inclusive, se podrá desarrollar un sentimiento de rechazo hacia la misma.

En fin, posibilidades hay, solamente se trata de evaluar las opciones y concientizarnos de que vivimos en una sociedad distinta, y que por motivos lógicos, existen nuevas profesiones que cubren un montón de intereses y que también pueden brindar muchas satisfacciones. Es hora de dar un paso adelante…

Durante los días 28, 29 y 30 de septiembre estuve dictando en Concordia una nueva versión del Curso de Capacitación referido a toda la temática de Empresas Familiares. Gracias al Centro de Comercio, Industria y Servicios pude visitar esta pintoresca ciudad entrerriana que cuenta con preciosos paisajes, sobre todo la parte de la Costanera, desde la cual se puede apreciar a la vecina ciudad de Salto en la República Oriental del Uruguay.

Los 3 módulos desarrollados fueron similares a los dictados en Jujuy en el mes de abril. El primero se trató acerca de las Características de la Empresa Familiar, su realidad actual y su perspectiva futura. El segundo habló de todo lo concerniente a la Gestión Emocional y a la Comunicación, y el tercero, se basó en todo lo que representan y todo lo que significan El Protocolo Familiar y la Sucesión.

Cabe destacar que todo salió de maravillas, el público fue muy participativo y pudo expresarse sin temores, evacuar dudas y contrastar la realidad de sus Empresas Familiares con la situación actual. En definitiva, la idea es que la Capacitación sirva como motor de cambio y que se tome conciencia de que existen herramientas para propiciar la continuidad eficiente de sus organizaciones, buscando una empresa rentable y sustentable a través del tiempo en conjunto con la armonía familiar.

No me queda más que agradecer a toda la gente de Concordia por su hospitalidad, al público participante y a su muy buena disposición para escuchar e interactuar. Sin sus valiosos aportes, el Curso no hubiese sido lo mismo. Gracias por animarse a compartir parte de sus historias con los demás.

La verdad, espero estar de vuelta muy pronto para conducir algún proceso de protocolización en la ciudad. Por las charlas que tuve con algunos de los asistentes, puedo prever que hay empresas con mucho potencial y con las cuales se podría hacer un trabajo excelente. Esperemos…

Terminar el periplo contento y cansado es una buena señal. ¡Gracias Concordia por tan grata experiencia!.

Foto: Finalizando el curso en la puerta del Centro de Comercio, Industria y Servicios. Muy contento de haber visitado Concordia para dictarlo.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) tiene el mismo Presidente desde 1.979… Sí, leyeron bien ¡1.979!… Como todos lo sabrán, el mandamás de la Entidad de la calle Viamonte es nada más y nada menos que Julio Humberto Grondona.

En declaraciones a diferentes medios argentinos, Don Julio ratificó que solamente lo sacarán muerto del trono de Jefe Absoluto de la Institución Madre de nuestro fútbol… ¡Dios mío!

Los peligros de que esta situación se cumpla fehacientemente son ilimitados… Las posibilidades de renovación dirigencial son prácticamente nulas y las nuevas ideas totalmente dejadas de lado… Imaginemos por un momento… ¿Qué pasaría si a Don Julio le sucediera algo y debiera alejarse de su cargo permanentemente?… Seguramente entraríamos en un escenario de anarquía total y de terribles luchas de poder por el benemérito sillón de la Presidencia.

Por otro lado, la capacidad de reacción y de respuesta de los posibles sucesores se vería totalmente afectada. Cada decisión sería discutida, minimizada y a veces ridiculizada por los dirigentes relegados y se haría tremendamente difícil llegar a un consenso.

Es sabido de que en el mundo del fútbol hay muchos negociados de por medio y que Grondona está involucrado en varios de ellos (el seguir cobrando sus dividendos debe ser uno de los grandes motivos para querer perpetuarse)… Más allá de eso, si en algún momento fue un buen dirigente sabrá que no es para nada saludable que una persona se mantenga en su cargo durante tanto tiempo por varias razones, entre ellas, la propia pérdida de constancia en la motivación para encarar nuevos desafíos. Llega a un punto en el que todo le da lo mismo, por lo que la mejora sustancial se aplaza eternamente
Lee el resto de esta entrada »

Acá va la entrevista que me hicieron para “El Tribuno de Jujuy” el día 30 de abril. Para leerla con mayor comodidad, hacer doble click sobre la imagen…

Hace un poco más de un mes, fui invitado a una capacitación para consultores de Empresas Familiares

La expectativa era grande, el disertante contaba con un currículum excelso, doctorados, maestrías y titulaciones por doquier. Parecía que su aporte y su experiencia internacional serían totalmente trascendentes para consultores en formación y que la jornada, por ende, sería por demás aprovechable y productiva…

Pero: Al llegar al lugar donde se realizaría la capacitación, mientras se aguardaba que todos los invitados llegaran, el capacitador estaba sentado pavoneando con su IPhone y alardeando que se comunicaba con su país de origen con la astucia de un gran ejecutivo del Siglo 21.

Una vez ya introducidos en la temática, comenzaron a pasar varias filminas en inglés, hasta que alguien en la sala advirtió que no todos los presenten dominaban el idioma. El inglés es importante, lo sabemos, pero estamos en Argentina. Un poco de respeto para nuestra lengua

Por otro lado, siempre parecía que esta persona tenía la verdad absoluta. Señalaba a cualquier asistente y lo indagaba para hacerle pisar el palito y demostrar su superioridad. Eso no se hace…

En definitiva, debo agradecer el poder haber estado presente para saber lo que NO HAY QUE HACER al dictar una capacitación. Me sirvió y de mucho para desarrollar el curso en Jujuy.

Gracias Don Jaime, sabe mucho no lo niego, pero talvez no lo supo transmitir…

PD ¿Cómo puede ser que no conozca la marca Havaianas y todas sus acciones de marketing?